PortugueseEnglishSpanish
PortugueseEnglishSpanish
PortugueseEnglishSpanish

GEMBA y el Circulo de Ohno

Para realmente entender algo en el trabajo, sea observador.

“Círculo de Ohno” Taiichi Ohno (1912-1990) fue el legendario líder de Toyota considerado por muchos el principal desarrollador del sistema de producción y gestión de la automotriz japonesa que dio origen al sistema lean. Ohno marcaba un círculo en el suelo en algún punto y ordenaba que sus discípulos
quedaran dentro del círculo haciendo una sola cosa por horas: observando lo que sucedía en la fábrica, en un determinado punto de producción. Entonces, después de mucho tiempo, él volvía y hacía varios cuestionamientos sobre lo que habían observado y lo que habían aprendido, sobre lo que podía mejorar los procesos que presenciaron.

Aunque simple e incluso prosaica, esta práctica del “círculo de Ohno” contiene un significado profundo. Quien se quedaba en el círculo y aguzaba la percepción sobre lo que ocurría en la fábrica aprendía que la “primera impresión” sobre un problema, o incluso sobre una eventual solución. Y que, para entender algo de verdad, hay que hacer una observación mucho más profunda sobre los hechos. Es necesario ir mucho más allá de echar un vistazo rápidamente. Tiene que saber ver mucho más.

Esta simple práctica trae en sí algunos elementos más profundos. Se necesita levantar datos y hechos siempre. Es fundamental hablar con las personas involucradas en el problema. Hay que ver y analizar los diversos puntos de la cuestión. Observar, observar, observar y observar. Con ojos críticos. Y de ahí, sólo así, tal vez, es que se comience a entender, de verdad, el problema, lo que será el primer paso para encontrar la causa raíz y, así, resolver la cuestión para siempre. Como se ve, no es algo que se alcance en una “primera impresión”.

Esta lección del “círculo de Ohno” es una de las bases de la práctica del genchi genbutsu, expresión japonesa que significa “ir a ver en el lugar donde las cosas suceden”, Allí mismo, en el ambiente donde todo se hace, donde se agrega realmente valor a los productos y a los servicios, ya sea en una fábrica, en una oficina, en un punto de venta, en fin, en cualquier lugar que se quiera crear valor. Es necesario ver, pero, ante todo, “saber mirar y ver”, lo que significa, de antemano, observar con paciencia, tiempo y dedicación. Es evidente que esto va en contra de una actual y fuerte cultura corporativa que predica la rapidez en todo: en las decisiones, en los proyectos, en las soluciones. Y eso acaba generando mucha superficialidad.

Sigue abajo, un fragmento del libro “Toyota – Matthew E. May”, donde se cuenta una historia muy interesante para un buen emprendedor…

Cuando estamos en el suelo de fabrica (producción) observando o haciendo una visita diaria, varios eventos ocurren al mismo tiempo y generalmente perdemos el foco del verdadero motivo de estar en el gemba. Una aplicación simple y eficiente aplicada por el Ohno, como se describe en el texto anterior, ayuda a buscar una mirada y una atención diferenciada del suelo de fabrica: ¨Observe y responda, por qué? ¨, estamos hablando del círculo de Ohno. Que consiste en el diseño de un círculo cerca del área que será estudiada o observada.

Fonte: Edson Miranda da Silva – Gerente de Calidad, Productividad y Sostenibilidad.

Escrito por:

Deixe seu comentário

Leia mais sobre: Noticias

Por favor, preencha o formulário para entrarmos em contato

Ao clicar em "Enviar" você concorda com nossa Políticas de Privacidade.

Produtos